Godsgrave - Jay Kristoff (DESCARGAR PDF EPUB)



Sinopsis DEL primer libro asi no doy spoilers de este:
En Nuncanoche nunca se pone el sol, los 3 soles que salen de día y de noche solo se ponen por completo una vez cada muchos años.
Mía Covere es la hija de un general golpista que intentó sustituir el gobierno de la república para poner un Rey. Ahorcado públicamente, su familia también sufre el castigo de la República. Ella también debería haber muerto y sin embargo escapa y encuentra a un maestro que está dispuesto a formarla para consumar su venganza.
A la edad adecuada, Mia debe unirse a la Iglesia Roja, una fanática secta de asesinos que forma a sus acólitos para ser sanguinarias sombras que se contratan al mejor postor.
Perseguidos por la república, la iglesia Roja se esconde en las tierras más desoladas posibles. Hasta allí debe llegar Mía, en compañía de otro aprendiz de asesino conocido como Tric que como ella tiene una historia personal terrible que vengar.
Mía es admitida en la iniciación de la Iglesia Roja donde deberá ir superando pruebas que acabarán con la vida de los más débiles. Sin embargo desde el principio Mia se dará cuenta de que hay más misterios de los que parece y que ella tiene muchos más enemigos que aliados en su carrera por convertirse en una asesina.
Nuestra protagonista tendrá que entender quién y qué es y cuál es su disposición para convertirse en una asesina sin escrúpulos.
Share:

LIBROS Y SAGAS COMO LOS LEGADOS DE LORIEN

Hola chicas, chicos... como están?????
bueno no soy de hacer mucho este tipo de cosas,  reseñas, recomendaciones, cosas de esas; suelo ir directo al grano, o comparto libros, o traduzco cosas o tiro mis ideas al aire je; hoy es una excepcion a la regla, les traigo una lista de libros Similares a la saga LOS LEGADOS DE LORIEN... o lo que es mejor libros con gente con poderes, ya sean sagas juveniles o no, en ingles o español;  les traigo las que para mi son las mejores, asi que si me olvido de alguna pueden ponerla en los comentarios siempre los leo je.

Haber empecemos:





Saga Gone- Michael Grant 
Para mi es la "saga" juvenil con adolescentes con poderes; lo tiene casi todo, es similar en su tematica a la vieja serie de Lost, un grupo grande de personas (adolescentes en este caso) encerrados y atrapados en un pueblo donde comienzan a pasar cosas raras y tienen que sobrevivir hasta poder escapar; es epica, lo tiene todo, desde personajes memorables hasta batallas a lo x men. La mejor sin dudas para mi.
Esta en el blog, la primera serie consta de 6 libros (todos en español), y la segunda serie esta en transcurso, ya llevan dos libros (monster y villain).







Saga Steelheart - BRANDON SANDERSON
El rey de la fantasia actual y sucesor de george martin (juego de tronos) nos trajo hace poco una trilogia apocalíptica donde los superheroes emergieron de golpe en el mundo pero estaban todos corrompidos, personas normales que de un dia a otro adquirieron poderes fuera de su limite. El protagonista es un joven chico normal, que busca vengarse de todos estos corrompidos villanos que ahora dominan el mundo y las ciudades que quedan; usando su inteligencia como si fuera un pequeño batman pero vamos je, tiene mas de katniss everden y la resistencia!... de lo mejor y muy ingeniosa saga.
Esta en el blog.





LOS JOVENES ELITES - MARIE LU
Una de las reinas de la literatura juvenil creo esta historia de fantasia situada en el renacimiento italiano; haciendola una extraña mezcla de x men y assasins creed; la protagonista es una joven con poderes oscuros que debera decidir si sera una villana o no para luchar contra los verdaderos villanos de un corrompido mundo.
Esta en el blog.





Renegades
by Marissa Meyer
No lei esta saga solo el comienzo, en apariencias es una saga distopica moderna, donde existen los superheroes tal como los conocemos pero todo esta a punto de cambiar cuando una chica emerge buscando sus propias metas; dicen que es muy buena!
Esta en el blog.





BLACK OUT - ROBINSON WELLS
Serie sobre un grupo de adolescentes terroristas que estan atacando Estados Unidos por motivos desconocidos. La lei un poco y esta muy interesante.
Esta en ingles aun.







RISE OF THE SIX. MATT RYAN
Esta saga esta terminada y consta de seis libros cortos, es sobre un grupo de adolescentes que descubren pertenecen a otra dimension y son cazados por un villano de esa dimension para restaurar el equilibrio universal. El grupo comienza a desarrollar poderes en la guerra que se avecina y descubren que deben proteger a la Tierra que los ha adoptado desde bebes.
En ingles.







NIGHT SPEED - CHRIS HOWARD
Una chica con los poderes de Flash debe detener a otros corredores que estan causando destrozos en la ciudad; lo interesante de este libro es que la chica debe consumir una droga especifica para poder correr mas rapido que el sonido y el libro plantea la pregunta de hasta donde podemos llegar para salvar a los que amamos- accion pura.
En ingles.







LOS INDESTRUCTIBLES. MATTHEW PHILLION 
Una especia de grupo de chicos con poderes que forman lo que vendrian a ser LOS VENGADORES de su mundo; ya que estos murieron en una batalla hace años y el mundo quedo indefenso. Buenos personajes, romance y auto-descubrimiento en una serie que consta de 4 entregas.
En ingles.







Zodiac - STAN LEE
El famoso escritor de comics de Marvel nos regalo esta ultima serie de libros de su puño; va sobre un chico que descubre es la reencarnacion de un portador de poderes que tienen que ver con el Zodiaco Chino, ahora es buscado y cazado por un extraño villano que quiere todos los poderes para si mismo.






Vicious - VICTORIA SCHWAB
Otra de las reinas de la literatura juvenil adulta.
Esta saga nos trae personajes reales, quebrados, que al estar a punto de morir desarrollaron poderes que parecen mas una maldicion que otro cosa; lejos de los flashes de las otras sagas, en esta es la cruzada de un antiheroe para recuperar su vida arruinada por un accidente, y en el medio una chica sexy peligrosa, un asesino que es invulnerable, y una niña que puede revivir a los muertos, todos ellos en el camino de Victor Vale, filosofico chico que puede controlar el dolor de los demas y el suyo con un chasquido de dedo.
De lo mejor para mi.
El primer libro esta en el blog, el segundo en traducciones aun!








SIX OF CROWS - LEIGH BARDUG
EL mundo de grisha es una fantasia victoriana rusa, donde existen personas con muchos poderes que se atribuyen a la magia o brujeria; y es en el donde se desarrolla esta saga llena de intriga, accion y consecuencias de un grupo de bandidos juveniles.
EN EL BLOG!







SAGA JUMPER -STEVEN GOULD
Saga de libros juveniles que siguen las aventuras de un chico que puede teletrasportarse adonde quiera cuando quiera; pero que es cazado por una agencia anti jumpers y debe aliarse con otros que son como el.
EN EL BLOG.





NACIDOS DE LA BRUMA- BRANDON SANDERSON
Otra famosa saga de sanderson, esta es de las mejores, tiene dos trilogias, la historia sigue a una esclava que descubre que puede controlar los elementos, poder que usan los inmortales que dominan el planeta; muy ingeniosa saga y con un sistema de magia increible.







MENTES PODEROSAS - ALEXANDRA BRACKEN
Mundo apocaliptico donde los niños desarrolaron pòderes sobrehumanos y ahora el gobierno los mantiene en prision mientras una guerra se avecina-

All Those Explosions Were Someone Else's Fault


A novel by 
Bueno esta es una novela muy rara, trata sobre que tal si el mundo, la gente millonaria que lo maneja, ya saben, empresarios politicos, son en realidad hombres lobos vampiros etc? Bueno esa es la premisa de este libro donde un grupo de chicas universitarias tiene un accidente gracias al cual desarrollan poderes; asi que ahora pueden salvar al mundo; mitad comedia mitad acción parece muy buena!




La SAGA LUX - Jennifer L Armentrout
Esta saga trata de una chica que se muda a un pueblo nuevo y conoce a los chicos sexis de turno y se mete en problemas, la diferencia es que algunos de esos chicos en realidad son extraterrestres y están metidos en una especie de guerra galáctica.
Mucho romance y mucha acción.





You Don't Know My Name by  

Saga de espías, por así decirlo, va de una chica que debe mudarse constantemente por miedo a que maten a su familia los cuales son espías retirados del servicio; bueno la chica esta entrenada y pronto no tardara en entrar en acción cuando algo pasa en su nueva ciudad.




Thirteen Days To Midnight « Patrick Carman

Un huérfano que va de hogar en hogar en su ciudad natal, de pronto se ve involucrado en un accidente de auto, uno de los moribundos le entrega algo con palabras  y ese algo resulta ser un superpoder, a partir de ahí el protagonista se mete en un millón de problemas.



Reseña Falsos Recuerdos - Dan Krokos
Una niña con amnesia aparece en las calles sin saber quien es, pero pronto descubre que tiene habilidades sobrehumanas; ella y otros jóvenes han escapado de un lugar y ahora la quieren de regreso; por lo que lei esta saga se parece muchísimo a Los Legados de Lorien.




tulo original: The secret circle

Autora: Lisa Jane Smith

Trilogía sobre una chica que descubre que es hija de una bruja muy poderosa y hereda este poder, deberá buscar aliados en su nuevo pueblo costero ya que hay enemigos muy peligrosos que vendrán por ella.






Patrick Carman: Pulse

En futuro en el que el cambio climático destrozo casi todo el mundo, unos chicos que viven en las zonas seguras de USA comienzan a desarrollar poderes telekineticos que lo cambiaran todo, y tal vez sean la esperanza que el mundo necesita.




Esta Saga DE libros es del mismo autor que LOS LEGADOS DE LORIEN; si bien los personajes no tienen superpoderes, son todos jóvenes que han sido entrenados de por vida para un torneo a muerte que decidirá el futuro del país o continente que ellos representen, la entidad detrás de todo es extraterrestre y viene a concluir la vida tal como la conocemos, solo un clan sera elegido, solo uno ganara.






LA CHICA QUE REBOTA - MIO
Este proyecto es propio (de los tantos que tengo) y como fan de Los Legados de Lorien que soy me salio algo similar, je, espero le den una chance, esta en el blog: click para leer






Maia, de dieciséis años, cree en los héroes y siempre ha idolatrado a las efigies. Nadie está más sorprendida que ella cuando Natalya, la efigie del fuego, muere y Maia es elegida para ocupar su lugar. Conocidas por su fuerza sobrehumana y la capacidad de controlar un elemento, las cuatro efigies femeninas están destinadas a combatir fantasmas, criaturas oscuras que plagan el mundo. Cuando Nueva York cae presa de una serie de ataques fantasmales orquestados por un hombre que de alguna manera puede controlarlos, Maia se encuentra en medio de la acción. Con miedo y sin entrenamiento, debe aprender a trabajar con las otras Efigies: el lago tímido, el enojado Chae Rin y la fría y poderosa Belle, para salvar al mundo.

Adolescentes superpoderos se meten en la boca en varias ocasiones en este debut criminal.
La vacuna Praevenir ayudó a proteger a la humanidad contra la plaga de MK, pero también dejó a algunas personas "inmunes", dotadas de uno de los siete superpoderes. Cuando desaparecieron la vacuna y su creador, los afectados se convirtieron en peones para policías o delincuentes, armas potenciales en una carrera internacional de armamentos.Ciere Giba, de 17 años, es una ilusionista, capaz de mezclarse con su entorno y esconderse del ojo humano; incluso su nombre es un disfraz, adoptado después de pasar años escondiéndose del gobierno federal y huyendo de los recuerdos de la trágica muerte de su madre.



Cuando tener dos poderes te hace un Súper y no tener ninguno te hace un Normal, tener solo uno te hace un triste fanático de la mitad de los superpoderes. 

Te hace un Uno. 

A Merrin Gray, de 16 años, le encantaría poder volar. Lástima que todo lo que puede hacer es flotar. 

Si tan solo pudiera conseguir una pasantía en el Biotech Hub, finalmente podría descubrir cómo arreglarse ella misma. 
Luego conoce a Elias VanDyne, otro Uno, y todos sus planes cuidadosamente elaborados salen volando por la ventana. Literalmente. Cuando los dos se tocan, sus Unos se combinan para hacerlos volar, y cuando no están volando sobre los campos de maíz de Nebraska, están ocupados cayendo el uno por el otro. 

Las habilidades de química loca de Merrin le dan un lugar en la lista corta de pasantías del Centro, pero a medida que se acerca a la vida que siempre quiso, descubre que el propósito del Centro es más siniestro de lo que siempre ha parecido. Ahora depende de ella decidir si es más importante volar en solitario o salvar todo, y a todos.
Share:

Vengeful, de V.E. Schwab CAPITULO 2 ESPAÑOL



Hace seis semanas
EL MERIT SUBURBS
La noche que murió Marcella, ella hizo la cena favorita de su esposo.
No porque fuera una ocasión especial, sino porque no lo era: la espontaneidad, insistía la gente, era el secreto para amar. Marcella no sabía si ella creía todo eso, pero estaba dispuesta a probar suerte en una comida casera. Nada demasiado lujoso: un buen filete, los bordes chamuscados con pimienta negra, las batatas a fuego lento y una botella de merlot.
Pero la hora llego y Marcus no estaba en casa.
Marcella puso la comida en el horno para mantenerla caliente, luego revisó su lápiz de labios en el espejo del vestíbulo. Soltó su largo cabello negro de su moño suelto, luego lo volvió a poner, sacando algunas hebras antes de alisar su vestido de una línea.
La gente la llamaba una belleza natural, pero la naturaleza solo llegaba muy lejos. La verdad era que Marcella pasaba dos horas en el gimnasio seis días a la semana, recortando, tonificando y estirando cada músculo magro en su marco de cinco pies y diez pies, y nunca salía de su habitación sin el maquillaje aplicado por expertos. No fue fácil, pero tampoco lo era estar casada con Marcus Andover Riggins, mejor conocido como Marc the Tiburón, la mano derecha de Tony Hutch.
No fue fácil, pero valió la pena.
A su madre le gustaba decir que había ido a pescar y de alguna manera se embolsó un gran blanco. Pero lo que su madre no entendía era que Marcella había cebado su anzuelo con su premio en mente. Y ella había captado exactamente lo que quería.
Sus tacones rojo cereza pasaron por el piso de madera antes de ser tragados por la alfombra de seda cuando terminó de poner la mesa y encendió cada uno de los veinticuatro velas en el par de candelabros de hierro que enmarcaban la puerta.
Marcus los odiaba, pero por una vez a Marcella no le importaba. Amaba a los candelabros, con sus largos tallos y ramas ramificadas, parecían el tipo de cosas que encontrarías en un castillo francés. Hicieron que la casa se sintiera lujosa. Hizo que el dinero nuevo se sintiera viejo.
Comprobó la hora (siete, ahora), pero resistió el impulso de llamar. La forma más rápida de matar una llama era sofocarla. Además, si Marcus tenía negocios, los negocios siempre eran lo primero.
Marcella se sirvió una copa de vino y se recostó contra el mostrador, imaginando que sus manos fuertes se cerraban alrededor de la garganta de alguien. Una cabeza forzada bajo el agua, una mandíbula crujiendo hacia los lados. Una vez que él había regresado a casa con sangre en sus manos y ella lo había follado allí mismo en la isla de mármol, el eje metálico de su arma aún en su funda, el acero duro contra sus costillas.
La gente pensaba que Marcella amaba a su marido a pesar de su trabajo. La verdad era que ella lo amaba por eso.
Pero cuando siete se convirtieron en ocho, y ocho se acercaron a nueve, la excitación de Marcella se convirtió lentamente en molestia, y cuando La puerta delantera finalmente se abrió, esa molestia se endureció hasta la ira.
"Lo siento querida."
Su voz siempre cambiaba cuando había estado bebiendo, disminuyendo a un perezoso perezoso. Era su única opinión. Nunca tropezó o se tambaleó, sus manos nunca temblaron. No, Marcus Riggins estaba hecho de cosas más fuertes, pero no estaba sin sus defectos.
"Está bien", dijo Marcella, odiando la ventaja en su propia voz. Se volvió hacia la cocina, pero Marcus la agarró de la muñeca, tirando de ella con tanta fuerza que perdió el equilibrio. Sus brazos se doblaron a su alrededor, y ella lo miró a la cara.
Claro, la cintura de su esposo se había ensanchado un poco, mientras que la de ella se había estrechado, el hermoso cuerpo de nadador se hinchaba una fracción con cada año que pasaba, pero su cabello castaño de verano no se había adelgazado, y sus ojos seguían siendo el azul oscuro de la pizarra o el agua oscura. . Marcus siempre había sido guapo, aunque no estaba segura de cuánto de eso eran sus trajes a medida o la forma en que se movía por el mundo, como si esperara que se salieran de su camino. Por lo general la gente lo hacia.
"Eres hermosa", susurró, y Marcella pudo sentir la presión de él, hambriento contra su cadera. Pero Marcella no estaba de humor.
Ella se estiró, con las uñas arrastrando su mejilla."Tienes hambre, cariño?"
"Siempre", gruñó él contra su cuello.
"Bien", dijo Marcella, alejándose y alisándose la falda. "La cena está lista."
* * *
Una gota de vino tinto se deslizaba como el sudor por el costado del vaso levantado, trazando su camino hacia el mantel blanco. Marcella lo había llenado demasiado, su mano torcida por el empeoramiento de su estado de ánimo. Marcus no pareció notar la mancha. Él no pareció notar nada.
"A mi bella esposa".
Marcus nunca rezó antes de las comidas, pero siempre hacía un brindis, desde la noche en que se conocieron. No importaba si tenía una audiencia de veinte o si comían solos. Lo había encontrado atractivo en su primera cita, pero en estos días el gesto se sentía vacío, ensayado. Diseñado para encantar en lugar de ser genuinamente encantador. Pero nunca dejó de decir las palabras, y tal vez eso fue una especie de amor. O quizás Marcus era simplemente una criatura de hábito.
Marcella levantó su propia copa.
"A mi marido elegante", respondió ella automáticamente.
El borde estaba a medio camino de sus labios cuando notó la mancha en el brazalete de Marcus. Al principio pensó que era solo sangre, pero era demasiado brillante, demasiado rosa.
Fue pintalabios.
Cada conversación que había tenido con las otras esposas volvía rápidamente.
Todos los hombres están podridos .
Marcus estaba ocupado cortando su filete y divagando sobre el seguro, pero Marcella había dejado de escuchar. Detrás de sus ojos, su esposo trazó su pulgar sobre un par de labios manchados, separándolos alrededor de sus nudillos.
Apretó los dedos sobre la copa. El calor estaba enrojeciendo su piel incluso cuando un peso frío se asentó en su estómago. "Qué maldito cliché", dijo.
Él no dejó de masticar. "¿Perdóneme?"
"Tu manga".
Su mirada se desvió lánguidamente hacia la flor de rosa. Ni siquiera tuvo la decencia de parecer sorprendido. "Debe ser tuyo", dijo, como si alguna vez ella hubiera usado esa sombra, alguna vez fuera dueña de algo tan vulgar y twee ...
"¿Quien es ella?"
"Honestamente, Marce—"
"¿Quién es ella?" Exigió Marcella, apretando sus dientes perfectos.
Marcus finalmente dejó de comer, y se recostó en su silla, con los ojos azules colgando de ella. "Nadie."
"Oh, ¿entonces estás follando con un fantasma?"
Puso los ojos en blanco, claramente cansado del tema, lo cual era irónico, considerando que por lo general le gustaba cualquier tema que girara en torno a él . "Marcella, la envidia realmente no te conviene".
"Doce años, Marco. Doce. ¿Y ahora no puedes guardarlo en tus pantalones?
La sorpresa apareció en su rostro y la verdad la golpeó como un golpe; por supuesto, esta no era la primera vez que hacía trampa. Esta fue solo la primera vez que fue atrapado .
"¿Cuánto tiempo?", Preguntó con frialdad.
"Déjalo ir, Marce".
Déjalo ir, como si su engaño fuera como la copa de vino en su mano, algo que ella simplemente había recogido y que podía dejar fácilmente.
No fue la traición en sí misma, ella podía perdonar mucho, en el interés de esta vida que había hecho, pero era la mirada en Los ojos de las otras mujeres que Marcella siempre había tomado por envidia, eran las advertencias estoicas de las primeras esposas, la contracción en la esquina de una sonrisa, la comprensión que todos sabían , habían sabido, porque Dios sabe cuánto tiempo, y ella ... no había sabido.
Dejalo ir…
Marcella dejó la copa de vino. Y recogió el cuchillo de carne. Y mientras lo hacía, su marido tenía el descaro de burlarse. Como si ella no supiera qué hacer con eso. Como si ella no hubiera escuchado todas sus historias, no le había pedido detalles. Como si no siguiera hablando de su trabajo cuando estaba borracho. Como si ella no hubiera practicado con una almohada. Una bolsa de harina. Un filete.
Marcus levantó una sola ceja. "¿Qué planeas hacer ahora?", Preguntó, con la voz llena de condescendencia.
Qué tonta debió parecer, con sus uñas perfectamente cuidadas agarrando la empuñadura con monograma de la hoja.
"Cara de muñeca", canturreó.
Cara de muñeca. Bebé. Cariño ¿Fue así como realmente pensó en ella, después de todo este tiempo? ¿Cómo una figura de cristal diseñada para brillar, brillar y lucir bonita en un estante?
Cuando ella no lo soltó al cuchillo, su mirada se oscureció.
“No me vuelvas el cuchillo a menos que planees usarlo. . . ”
Tal vez ella era de cristal.
Pero el vidrio es solo quebradizo hasta que se rompe.
Entonces es fuerte.
"Marcella ..."
Ella se lanzó, y tuvo la emoción de ver que los ojos de su esposo se abrían una fracción de sorpresa, el bourbon se derramó cuando él se sacudió hacia atrás.Pero el cuchillo de Marcella apenas había rozado su corbata de seda antes de que la mano de Marcus se quebrara en su boca. La sangre se derramó por su lengua, y los ojos de Marcella se empañaron con lágrimas cuando volvió a caer sobre la mesa de roble, sacudiendo los platos de porcelana.
Ella todavía tenía el cuchillo, pero Marcus tenía su mano envuelta alrededor de su muñeca, sujetándola a la mesa con tanta fuerza que los huesos empezaron a apretar.
Él había sido rudo con ella antes, pero eso había sido siempre en el calor del momento, señalado por algún pacto tácito, y ella siempre había sido la que lo había señalado.
Esto era diferente.
Marcus tenía doscientas libras de fuerza bruta, un hombre que se había ganado la vida rompiendo cosas.
 "Ah, Marce, siempre has sabido cómo irritarme".
"Déjame ir ," siseó ella.
Marcus acercó su cara a la de ella, se pasó una mano por el pelo y ahuecó la mejilla. "Solo si juegas bien".
El estaba sonriendo Sonriendo Como si esto fuera solo otro juego.
Marcella escupió su sangre en su cara.
Su esposo dejó escapar un largo suspiro. Y luego él golpeó su cabeza contra la mesa.
El mundo de Marcella se volvió de repente blanco.Ella no Recuerda haber caído, pero cuando su visión retrocedió, estaba en la alfombra de seda junto a su silla, con la cabeza palpitando. Intentó levantarse, pero la habitación se balanceó brutalmente. La bilis se levantó en su garganta y ella se dio la vuelta y vomitó.
"Deberías haberlo dejado", dijo Marcus.
La sangre corrió por uno de sus ojos, manchando el comedor de rojo cuando su esposo se estiró y envolvió su mano alrededor del candelabro más cercano. "Siempre odié esto", dijo, inclinando el palo hasta que cayó.
La llama atrapó las cortinas de seda en el camino hacia abajo, antes de que los candelabros golpearan el suelo.
Marcella luchó por ponerse de rodillas y manos. Se sentía como si estuviera bajo el agua. Lento, demasiado lento.
Marcus estaba en la puerta, mirando. Solo viendo.
Un cuchillo de carne brillaba en el suelo de madera. Marcella se obligó a subir por el aire pesado. Estaba casi allí cuando el golpe la golpeó por detrás. Marcus había derribado el segundo candelabro. Se vino abajo y los brazos de hierro la sujetaron al suelo.
Fue desconcertante lo rápido que se había extendido el fuego. Saltó de la cortina a un charco de borbón derramado, al mantel y la alfombra. Ya estaba en todas partes.
La voz de Marcus, a través de la bruma. "Tuvimos una buena carrera, Marce".
Ese maldito pinchazo. Como si algo de eso hubiera sido idea suya, su obra. "No eres nada sin mí", dijo ella, sus palabras inseguras. "Te hice, Marcus". Ella se apoyó contra el candelabro. No se movió. "Te desarmaré".
“La gente dice muchas cosas antes de morir, cariño. Los he escuchado a todos.
El calor llenó la habitación, sus pulmones, su cabeza. Marcella tosió, pero no pudo recuperar el aliento. "Te arruinaré ".
No hubo respuesta.
"¿Me escuchas, Marcus?"
Nada, solo silencio.
"¡Te arruinaré!"
Ella gritó las palabras hasta que su garganta ardió, hasta que el humo le robó la visión y la voz, e incluso entonces hizo eco en su cabeza, sus últimos pensamientos siguieron su camino hacia abajo, hacia abajo, hacia la oscuridad.
Te arruinaré
Voy a arruinar
Yo lo hare
YO-
* * *
El OFICIAL Perry Carson había estado atrapado en el nivel veintisiete de Radical Raid durante la mayor parte de una hora cuando escuchó un motor revitalizándose. Levantó la vista a tiempo para ver el elegante y negro sedán de Marcus Riggins saliendo del semicírculo de pizarra que formaba el camino de la mansión. Derribó la carretera, unos treinta por encima del límite de velocidad exigido por el suburbio, pero Perry no estaba en un coche patrulla, e incluso si lo hubiera estado, no había pasado las últimas tres semanas en este montón de mierda comiendo grasiento solo para llevar solo a Riggins por una infracción menor.
No, el PD de Merit necesitaba algo que se pegara, y no solo a Marc the Shark. Necesitaban todo el mar torcido.
Perry se recostó contra el cuero desgastado y volvió. a su juego, rompiendo el nivel veintisiete justo cuando olía a humo.
Sin duda, algunos imbéciles colocando una hoguera junto a la piscina sin un permiso. Entrecerró los ojos por la ventana: era tarde, las diez y media, el cielo era un negro entintado tan lejos de Merit, y el humo no se destacaba contra la oscuridad.
Pero el fuego lo hizo.
El oficial salió del auto y cruzó la calle cuando las llamas encendieron las ventanas delanteras de la mansión Riggins. Llamándolo en el momento en que llegó a la puerta principal. Estaba desbloqueado, gracias a Dios que estaba desbloqueado, y lo abrió, redactando su informe. Diría que estaba entreabierta, que escuchó una llamada de ayuda, aunque en realidad no escuchó nada más que el chasquido de la madera quemada, el silbido de la llama que se deslizaba por el pasillo.
"¡Policía!" Gritó a través del humo. "¿Hay alguien aquí?"
Había visto a Marcella Riggins llegar a casa. Pero él no la había visto irse. El sedán se había ido rápido, pero no lo suficiente como para dejar ninguna duda: no había nadie en el asiento del pasajero.
Perry tosió en su manga. Las sirenas ya estaban sonando en la distancia. Sabía que debía salir y esperar, afuera, donde el aire estaba limpio, fresco y seguro.
Pero luego dobló la esquina y vio el cuerpo atrapado debajo de una bobina de hierro del tamaño de un perchero. Las velas se habían derretido, pero Perry se dio cuenta de que era un candelabro. ¿Quién incluso poseía un candelabro?
Perry alcanzó su tallo y luego retrocedió, estaba ardiendo al tacto. Se maldijo a sí mismo. Los brazos de metal Ya habían quemado el vestido de Marcella donde la tocaban, la piel estaba cruda y roja, pero la mujer no gritaba, no gritaba.
Ella no se estaba moviendo. Sus ojos estaban cerrados y la sangre se deslizaba por un lado de su cabeza, colocando el cabello oscuro contra su cuero cabelludo.
Buscó el pulso, y encontró uno que revoloteaba, luego pareció caerse bajo su toque. El fuego se estaba calentando. El humo se estaba espesando.
"Mierda, mierda, mierda", murmuró Perry, explorando la habitación mientras las sirenas gemían afuera. Una jarra de agua se había derramado sobre una servilleta, dejándola sin quemar. Envolvió la tela alrededor de su mano y luego tomó el candelabro. La tela húmeda silbó y el calor se disparó hacia sus dedos mientras levantaba la barra de hierro con toda su fuerza. Se levantó y rodó fuera del cuerpo de Marcella justo cuando las voces llenaban el pasillo. Los bomberos entraron en la casa.
"¡Aquí dentro!", Jadeó, ahogándose con el humo.
Un par de bomberos atravesaron la bruma justo antes de que el techo gimiera y una araña cayera. Se rompió contra la mesa del comedor, que se partió y encendió las llamas, y lo siguiente que Perry supo fue que lo sacaban de la habitación y la mansión en llamas, y lo llevaban a la noche fría.
Otro bombero lo siguió de cerca, con el cuerpo de Marcella colgando de un hombro.
En el exterior, los camiones se extendían sobre el césped bien cuidado, y las luces de la ambulancia pasaban por el camino de la pizarra.
La casa estaba ardiendo en llamas, y le palpitaba la mano, le ardían los pulmones y a Perry no le importaba. sobre cualquiera de eso. Lo único que le importaba en ese momento era salvar la vida de Marcella Riggins. Marcella, que siempre mostraba una sonrisa débil y una cordial ola a los policías cada vez que la seguían. Marcella, que nunca, jamás, se burlaría de su marido torcido.
Pero a juzgar por el corte en su cabeza, la casa en llamas y la rápida partida del marido, existía la posibilidad de que su posición hubiera cambiado. Y Perry no estaba dispuesto a desperdiciarlo.
Las mangueras enviaron chorros de agua a las llamas, y Perry cortó y escupió, pero se apartó de una máscara de oxígeno cuando dos médicos cargaron a Marcella en una camilla.
"Ella no está respirando", dijo un médico, abriéndose el vestido.
Perry corrió tras los médicos.
"No hay pulso", dijo el otro, comenzando compresiones.
"¡Entonces tráemelo!", Gritó Perry, subiéndose a la ambulancia. No puedo poner un cadáver en el estrado.
"Los niveles de buey sat se estancaron", dijo el primero, colocándose una máscara de oxígeno sobre la nariz y la boca de Marcella. Su temperatura era demasiado alta, y el médico sacó una pila de compresas frías y comenzó a romper los sellos, aplicándolos a las sienes, el cuello y las muñecas. Le entregó el último a Perry, quien aceptó a regañadientes.
El latido del corazón de Marcella apareció en una pequeña pantalla, una línea sólida, uniforme e inmóvil.
La furgoneta se alejó, la mansión en llamas se encogió rápidamente en la ventana. Tres semanas que Perry había pasado fuera de ese lugar. Tres años había estado tratando de clavar a la tripulación de Tony Hutch. El destino le había entregado el perfecto Testigo, y sería condenado si la estaba devolviendo sin luchar.
Un tercer médico trató de atender la mano quemada de Perry, pero él se apartó. "Concéntrate en ella", ordenó.
Las sirenas cortaron la noche mientras los médicos trabajaban, tratando de obligar a sus pulmones a respirar, su corazón a latir. Tratando de persuadir a la vida de las cenizas.
Pero no estaba funcionando.
Marcella yacía allí, inerte y sin vida, y la esperanza de Perry comenzó a desvanecerse, morir.
Y luego, entre una compresión y la siguiente, la horrible línea estática de su pulso dio un vuelco y un tartamudeo, y finalmente comenzó a sonar.


Share:

BEAST CAPITULO 4 ESPAÑOL






  Cuando me desperté justo antes del mediodía, a Davey lo dejaron en la bolsa de dormir junto a mi cama. Estaba roncando, por lo que definitivamente estaba vivo. La noche se sintió como un borrón desordenado. ¿Realmente había tratado de llevarlo a la sala de emergencias?  Me froté los ojos, agarré algo de ropa y me dirigí a la ducha. Ash salía del baño de arriba. Con su cabello envuelto en una toalla blanca y su cara limpia, se veía más joven, más frágil, como lo había hecho todo el tiempo hace un par de años. Ella había construido más armadura desde entonces. Ella cruzó los brazos sobre la parte delantera de su camiseta cuando me vio. 
"¿Davey está bien? Apenas puedo recordar lo que pasó. "
" Oh, sí, "dije. "Duerme como un tronco". Pero regresé a mi habitación diez minutos después para encontrar a Davey sentado en el saco de dormir. Parecía pálido, pero no necesariamente más de lo habitual. Me dejé caer en la cama. 
"¿Cómo estás?" 
"Dolor", dijo con una sonrisa torcida. "Y la resaca. De lo contrario, ¡simplemente genial! ”
Lo golpeé en su hombro bueno, un poco más liviano de lo que normalmente hubiera hecho. 
"Voy por el Tylenol. Y probablemente deberías ponerte más de esa crema antibiótica ”. 
Nos pusimos a trabajar para quitar las almohadillas estériles que le habíamos pegado con cinta adhesiva anoche. El adhesivo se arrugó, y él se estremeció. 
"Ow, eso duele". 
"No estaría tan mal si te afeitaras la espalda de vez en cuando". Levanté el primer vendaje y, por segunda vez en doce horas, me quedé sentado mirando el cuerpo semidesnudo de Davey. Cuando me quedé quieto, Davey me miró y luego estiró el cuello tratando de ver su hombro. 
"¿Es tan malo?" 
Me levanté bruscamente. 
"No, no puedo creer lo bien que te ves con el cabello arrancado. Realmente deberías comenzar a depilarte. 
Me dio un codazo y se estiró para frotar la crema antibiótica en la herida. Que cuando lo habíamos vendado había sido un corte rojo oscuro. Sus dedos se deslizaron sobre un parche de piel rosa sin costuras, el tipo de rosa que esperaría ver bajo una costra que se acaba de caer después de que un corte haya tenido días para sanar. Una energía nerviosa comenzó a burbujear en mi pecho. 
"Un gran perro maldito", dijo Davey. "Antes me gustaban los perros, pero creo que los estoy agregando a la lista de cosas que odio ahora". Abrí la boca, la cerré de nuevo y le di una sonrisa inclinada. Si no recordaba nada más perturbador acerca de la cosa que lo había atacado, ¿por qué asustarlo? No estaba totalmente segura de cuánto me había imaginado de todos modos. 
"Sí", le dije. "Los perros apestan".
 Se inclinó sobre su abdomen. 
"Extraño. Esos rasguños se cerraron rápido, ¿no? ¿Crees que es la crema? Nunca he usado esto antes. "
" Es un poco raro ", dije. Davey frunció el ceño y agregué: "Probablemente sea la crema". Lo pusimos allí muy rápido ". Demonios, tal vez fueron los antibióticos. "Todavía están dolidos, eso es seguro". 
Él hizo una mueca mientras frotaba una marca cortada en su clavícula izquierda. "Al menos parece que voy a sobrevivir para llegar a Nueva York", le pinché con la rodilla. 
"Mas te vale. 
Me había ingresado en la Universidad de Nueva York con una beca, y Davey apenas se había acercado al Bronx Community College, por lo que el plan era compartir cualquier apartamento que pudiéramos permitirnos con cualquier miserable trabajos que podríamos conseguir y no quejarnos, porque demonios, estaríamos viviendo en la ciudad de Nueva York. El padre de Davey casi había cagado un ladrillo cuando le dijimos, y aunque Davey se había quedado en mi casa esa noche durante el tiempo de enfriamiento, había aparecido en la escuela dos días después haciendo una mueca cada vez que se encontraba en el pasillo. Pero no había nada que el imbécil pudiera hacer para detenernos. Lo único bueno que la madre de Davey había hecho después de que se fue, fue establecer un fondo para la universidad, y nadie, excepto Davey, podía tocar eso. Davey le dio unas palmaditas al último vendaje en su lugar. Su cabeza se inclinó. 
"Supongo que debería irme a casa". 
Agarré mi computadora portátil de mi escritorio. 
"Puedes pasar el rato aquí si quieres. Tengo que escribir ese periódico político, pero solo tomará una hora o dos. "
" Mierda. Lo Olvidé. Ahí va el resto de mi fin de semana ".
" Necesitas aprender a mentir mejor. A los maestros no les importa la cantidad de tiempo que dediques a ello, siempre que suene bonito. Él puso los ojos en blanco. 
"Sí, sí. No todo el mundo es un maestro de la persuasión como tú, Max. A menos que quieras escribirlo por mí. "
" ¿Y qué aprenderías de eso? "Sacudí la cabeza con fingida exasperación. Le presté una camisa a Davey y caminé hacia la puerta con él. Se detuvo en el vestíbulo. 
"Sabes, estaba pensando que tal vez debería enviar un par de mis dibujos al periódico, para el último número antes de que nos graduemos". Sería genial verlos impresos. Si los editores creen que son lo suficientemente buenos. 
Había una especie de pregunta en su voz. 
"Por supuesto que están bien", le dije. “Lo suficientemente bueno como para que los maestros puedan reconocerse a sí mismos. ¿Qué tan inteligente sería enojarlos justo antes de las finales? "
" Oh. cierto. No había pensado en eso. 
Le di una palmada en la cabeza. "Así que es bueno que me hagas pensar por ti". 
Miró a su alrededor una vez mientras se ponía las zapatillas, como si estuviera buscando algo. 
“¿Vamos a hacer esa maratón de Tarantino esta semana? Su nuevo es el martes. "
" El próximo fin de semana podría ser ". Mientras salía, yo agregué:" ¡Mantente fuera del bosque! "
Me dio el dedo medio y se alejó, con las manos en los bolsillos, los hombros encorvados, como siempre. 
"¿Ese fue Davey, Max?", Dijo mamá desde la cocina. Me acerqué a la puerta. Estaba esparciendo mayonesa en dos trozos de pan de centeno, pavo ahumado y suizos en la tabla de cortar junto a ella. El favorito de papá. 
"Sí", le dije. Se quedó allí. 
—Pensé que tenías una cita con Vicky. Llegaste bastante tarde.  "Terminamos saliendo después de que dejé a Vicky", le dije. "¿Papá comenzó un nuevo proyecto?" 
Ella colocó el pavo en el pan, levantó la cabeza y sonrió. "Lo tiene demasiado ocupado para salir a comer. Tú conoces a tu padre. Pero una mente creativa necesita combustible ". 
En estos días, papá pasó la mayor parte de su energía creativa en la clasificación en League of Legends, no en armar nuevas obras maestras de sonido. Era difícil saber si mamá se las había arreglado para no darse cuenta de esto o si lo ignoraba voluntariamente. 
"Tiene suerte de que te cuide", le dije, porque eso era exactamente lo que ella quería escuchar. Ella sonrió un poco más brillante. Mientras salía de la habitación a su estudio en el pasillo, comenzó a tararear la canción que papá había compuesto para ella cuando salían por primera vez, "Lady by the Lake". 
Tomé una Pop-Tart, pero después de un bocado, La mermelada roja contra el pastel pálido me hizo pensar en la sangre en la piel de Davey anoche. Lo tiré a la basura y subí las escaleras. La manta y los restos de la camisa de Davey estaban empaquetados en la parte posterior de mi armario donde los había empujado la noche anterior. Los destapé a la luz del día que entraba por la ventana. Los trozos de su camisa eran más rojos que azules. La mitad de la manta, la parte que había estado encima de Davey, estaba empapada de sangre, rígida ahora que se había secado. Un olor metálico se alzaba sobre él, espeso y cobrizo como viejos centavos. Hice una mueca y doblé la manta para no tener que ver más la mancha. La efervescencia en mi pecho se expandió: preocupación, y debajo de ella, un temblor de algo como emoción. Davey había estado sangrando hasta morir. Y entonces había estado bien, así de simple. Conduje hasta el lago para recoger las cosas que habíamos dejado. La base de altavoces se había estropeado, pero mi teléfono seguía funcionando. Llamé a Vicky y Jena para informarles que Davey se había recuperado, dejando de lado la parte "más rápido que la velocidad de la luz", y asomé por el borde del bosque durante unos minutos sin aventurarme demasiado lejos del calor del sol para hornear. . No había ni rastro de la criatura que había atacado a Davey. Lo que tenía sentido era que había sido un vagabundo sucio y loco, mutado por lo había fumado y la oscuridad. Pero yo sabía que no todo tenía sentido en esta situación. El lunes por la mañana, entré a la escuela con un cosquilleo de anticipación nerviosa en mis entrañas. Eché un vistazo a la sala de Davey. Tuvimos el primer período juntos, inglés, pero él solía aparecer dos segundos antes de que sonara la última campana. Comencé a enviarle un mensaje de texto mientras me dirigía por el pasillo. Un golpe en mi hombro me interrumpió. El Sr. Blythe, el maestro de música y director del coro, me miró con su nariz delgada. Nunca había tomado música, pero Ash había recibido lecciones vocales privadas de él cuando ella estaba en la secundaria. Se aclaró la garganta. 
"Señor. Weston. ¿Podría hablar conmigo? "
Era una de esas preguntas que los maestros hacían cuando realmente te daban una orden. 
"Claro", le dije, como si le estuviera haciendo un favor. "¿Qué pasa?" Me hizo un gesto para que lo siguiera a la sala de música. Las sillas estaban vacías, él debió haber tenido el primer período de preparación. 
"Quería hablarte sobre tu hermana", dijo. Mantuve mis manos sueltas a los costados y una sonrisa en mi cara, pero por dentro me tensé. Tenía la sensación de que sabía lo que venía. 
"¿Qué hay de ella?" 
El Sr. Blythe tocó el libro de canciones que sostenía el piano. "Estoy preocupado. Siempre me impresionó la madurez vocal y el entusiasmo de Ashley, así que me sorprendió que ella abandonara sus clases. Cuando me acerqué a ella para unirse al coro el año pasado, me dijo que ya no estaba interesada en la música. Pensé que podría ser una fase pasajera, pero aún no ha llegado. 
Me encogí de hombros. "Si eso es lo que ella siente, tienes que respetarlo, ¿verdad?" 
El Sr. Blythe fijó su mirada en mí con una agudeza que no me gustó. "Ciertamente. Sin embargo, he observado que ella te busca como ... orientación, bastante. Me resulta difícil creer que alguien con tanto amor por la música la perdería por completo. Tal vez si recibe el aliento de una persona a la que admira, como su hermano mayor ... 
Mi mano se apretó alrededor del impulso de pegarle en esa nariz presumida. Supuso que sabía lo que era mejor para Ash mejor que yo, ¿verdad? Tal vez si hubiera estado prestando más atención durante esas lecciones, se habría dado cuenta de que la música la estaba arruinando en lugar de ayudarla. Yo era quien lo había notado. Yo era la que la reconstruía cuando se estaba desmoronando. Ella estaba bien ahora, feliz, fuerte. Porque no era un idiota, no lo golpeé. Ni siquiera dejé de sonreír. Pero un poco de mi ira se debe haber mostrado en mis ojos, porque la boca del Sr. Blythe se tensó antes de que dijera una palabra. Mantuve mi voz casual. 
"Lo que Ash hace depende de ella. Ella es con la que deberías hablar. Para ser honesto, creo que es un poco espeluznante que me pidan que intente cambiar de opinión en lugar de hablar con ella. Me miró un momento. Podría haber calificado como un resplandor. Fingí no darme cuenta y miré el reloj. 
"Mierda, solo quedan tres minutos antes de que empiece la clase. Lamento no haber podido ayudarlo más, señor Blythe. "
" Ella tiene un talento real, Max, "dijo. “Hay todo tipo de oportunidades para jóvenes con talento. Se perderá si no intenta algo con ellos pronto. Lo miré antes de salir al pasillo. 
"Como he dicho, depende de ella". 
La conversación estalló dentro de mí. Caminé a clase, saludando con la cabeza a la gente que pasé, luchando contra la necesidad de pasar por el primer período de la historia de Ash para asegurarme, ¿qué? ¿Que ella estaba bien? Entonces vi a Davey metiéndose en el aula de inglés. La campana sonó mientras me deslizaba tras él. La Sra. Klein frunció el ceño, así que en lugar de hablar con Davey, tuve que poner una cara de disculpa y escabullirme hacia mi asiento, uno detrás y otro más de él. Ella nos había ordenado alfabéticamente. Mientras ella asistía a la asistencia, estudié lo que podía ver de la cara de Davey. Se había desplomado sobre su escritorio, y su piel no solo estaba pálida sino algo grisácea. Estaba a punto de inclinarme y preguntarle si estaba bien cuando la Sra. Klein aplaudió. 
"Vamos a hacerlo bien, amigos. Othello, Acto III. ¿Qué aprendimos de la primera conversación entre Othello y Iago? ¿Max? 
”Apreté los dientes e intenté pensar en la forma más rápida de responder. "Bueno, está claro que ..." 
Los hombros de Davey se estremecieron. Me detuve 
"Max?" Dijo la Sra. Klein. 
Y Davey vomitó todo el contenido de su estómago sobre su escritorio.


Share:

Si te gusto Los Legados de Lorien, entra y descubre Sagas y libros similares

Si  te gusto Los Legados de Lorien, entra y descubre Sagas y libros similares
Click en la imagen

CuAndo te vas sin comentar::. jaja


Pero volves y comentas...


Translate

CHAT

CLICK EN LAS IMAGENES PARA VER CAPITULOS

contador

Entrada destacada

Rubicom Prologo EXTENDIDO - Inicios

Intento de primer capítulo no me maten todavía!!!! Venimos a este mundo en medio del éxtasis, en una batalla entre el dolor...

RUBICOM prologo

RUBICOM prologo
CLICK EN LA IMAGEN

Hinun Saga Prologo

Hinun Saga Prologo
CLICK EN LA IMAGEN

Sasha and PLOP! prologo

Sasha  and PLOP! prologo
CLICK EN LA IMAGEN

El Cuarto Jinete-reseña

El Cuarto Jinete-reseña
Click en la imagen

LISTADO DE LIBROS PARA COMPARTIR

LISTADO DE LIBROS PARA COMPARTIR
VOTEN

Páginas vistas la semana pasada

Entradas populares

Seguidores

Recent Posts